Rentabili… ¿Qué?

rtb1

A la vida le ocurre como a los delanteros: Va por rachas. Y este hobby nuestro de los juegos de mesa forma, por supuesto, parte de la misma. Así que, como no podría ser de otra manera, entre los jugones también existen temas de conversación repetidos que van y vienen.

Y esta vez el tema que vuelve a estar en el candelero es el de las compras más o menos impulsivas y hasta qué punto rentabilizamos los juegos que compramos. El tema, como digo, ha sido comentado una y mil veces, y hay distintos puntos de vista sobre cuándo un juego de mesa se puede considerar como rentabilizado (Al menos económicante).

La lógica nos dicta que la cifra de partidas jugadas a un juego nos dirá cuándo lo hemos rentabilizado. Eso, obviamente, es relativo, pues no es lo mismo echarse 4 partidas a Dixit que a Senderos de Gloria.

rbd2

Pero, aún aceptando esa premisa como válida, hay una segunda variable que también marca la diferencia: El hecho de dominar el juego hasta sus límites. Es extendido el hecho de que cuando ya eres capaz de llegar dominar todo lo que ocurre en el tablero, el juego lo tienes amortizado. Volveríamos a la misma relatividad anteriormente mencionada: Comparar las variantes estratégicas de juegos dispares no nos lleva a ningún lado. Pero… ¿Y si yo no quisiese dominar el juego?

Si, sé que parece que estoy escribiendo una tontería (Quizá la esté escribiendo), pero voy a explicarme: Para mí, en un porcentaje muy alto de los juegos, la verdadera diversión recae en las primeras partidas: En el no tener una estrategia clara, en el andar más perdido que una flatulencia en un jacuzzi, en el “¡Vaya, en la próxima partida tengo que ir a por esto si o si!”, en el placer de ver que, guiándote por el instinto, estás consiguiendo la victoria, o en la frustración de ver que, guiándote por el instinto, estás haciendo la peor partida que nadie reflejará en la BGG.

rbd3

Y bien, ahora pregunto yo: ¿Esto significa que, dado que a la mayoría de juegos no les voy a dar 15 partidas, nunca voy a rentabilizar un juego? Pues permíteme, amable lector que has llegado hasta aquí (¡Gracias!) que esté en contra de dicha afirmación. Porque entre las dos variables anteriormente comentadas (Número de partidas y dominio) y las otras tantas que la gente defiende, yo me quedo con una: La diversión. Si me estoy divirtiendo, es suficiente. Me da igual que sea la primera partida o la doscientos siete (la partida Peugeot), y si me ha costado más o menos dinero los cartoncitos que tengo sobre la mesa.

¡Nos vemos en las mesas!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s