Quartermaster General


Dirección.

Ian Brody y Nicolas Avallone (Arte).

Argumento.

A veces, el cine nos vende arte en forma de trilogía, como por ejemplo El Padridno, o Indiana Jones (Si, porque son 3, eso de la cuarta nunca existió). Una simple película no es capaz de contarnos toda la histora -O quizá si y solo es cuestión de marketing, que se lo digan a Bilbo- y se recurre a la multiplicidad fílmica. En el mundo de los juegos de mesa también existen las trilogías, y aquí estamos con una digna de mención.

Una que, usando los mismos mecanismos en cada uno de sus juegos, transmite sensaciones diferentes ya estemos luchando en las Guerras del Peloponeso, Primera Guerra Mundial, o Segunda Guerra Mundial. Hablamos de QuarterMaster General.

 

Casting.

Pues cada juego está destinado para un número de jugadores: Así como el de la Segunda Guerra Mundial es un juego para 6 personas, el de la Primera Guerra Mundial es para 5. Por su parte, Victory or Death, el juego que se centra en las Guerras del Peloponeso, está diseñado para 4 mentes pensantes.

Guión.

Los tres juegos comparten reglas, y todos parten de una misma premisa: Sencillez de las mismas. Los jugadores se dividen en bandos (2vs2, 2vs3, 3vs3 según el juego), cada uno de ellos llevando una facción de dicho bando.

A cada una de estas facciones, le corresponde un mazo propio, que varían tanto en el tipo de cartas, como en el número. Así mismo, una posición inicial en el mapa (Que, en los tres casos, corresponde a un mapa dividido en zonas), y un número de miniaturas/ejércitos también distinto.

Dicho esto, la mecánica principal que siguen los tres es la siguiente:

En tu turno, juegas una carta. Las cartas pueden valer para colocar una nueva tropa, siempre adyacente a una zona en la que ya tengas una, para eliminar una rival (Igualmente, eliges una zona adyacente a una en la que ya tengas tropas, y eliminas una rival), para añadir un evento/carta de Status, que se mantendrá a lo largo de la partida (muchos de ellos son nuevas zonas de puntuación, o, aquí viene la mayor diferencia entre los juegos, para preparar la carta. Esto es, colocarla secretamente boca abajo para, en futuras rondas, voltearla y realizar su acción.

Los juegos se juegan en sucesivas rondas, con un mazo único como ya hemos comentado, y, más importante todavía, que no se repone. Es decir, cuando te quedas sin cartas, mala suerte (Además, te costará puntos el estar sin cartas hasta el final de la partida). Finalmente ganará el bando con más puntos de victoria.

¿Las diferencias entre los tres juegos? Pues, además de, obviamente, el conflicto que representan y el mapa del mismo, el uso de las cartas preparadas es lo que más los diferencia:

1.- En el juego de la 2ª Guerra Mundial, estas cartas suelen tener efectos más potentes en forma de eventos. En cambio, en tu turno has de elegir si usar una carta normalmente, o preparar una.
2.- En el juego de la 1ª Guerra Mundial, la mayoría de cartas de este tipo suelen ser como reacción a ataques. Bajarlas es más barato (En tu turno puedes bajar una en adición a la jugada normalmente en tu turno).
3.- En el juego de las Guerras del Peloponeso, las cartas suelen ser eventos o reacciones a movimientos rivales (incluso propios). El precio para bajarlas a la mesa se encuentra en un punto medio: Puedes bajar una como tu acción como si el juego de la WW2 se tratase, o podrías jugar una y posteriormente preparar otra (Como en la edición de WWI), pero en este caso deberías pagar descartándote otra carta de tu mano. Digamos que tiene un “precio intermedio” el preparar cartas.

Otra de las cosas que diferencian los tres juegos, sobre todo el ambientado en la guerra entre atenienses y espartanos, es el suministro: Para poder crear unidades o combatir, necesitas estar suministrado (Esto es, realizar un ‘camino’ desde la zona en cuestión hasta un punto de suministro, normalmente tu capital). Mientras en los juegos ambientados en las guerras mundiales este punto no es tan relevante, en el primeramente mencionado si lo es. De ahí que puedas gastar una carta para comprar ‘tokens de soborno’ que te permitan hacer llegar suministro por zonas no conquistadas.

Y esto es un resumen del juego: Cada bando tiene su propio mazo, y en tu turno juegas una carta (a veces dos) para realizar acciones básicas. ¡Es todo!

¿Dolby Surround y efectos 3D?

Los tres juegos van a la par en cuanto a componentes (Que realmente ya los he nombrado en la parte anterior). Esto es, miniaturas para cada bando, cartas, a variar en el número, de buena calidad, y el tablero montado.

Reglamento en formato A5 y hojas de ayuda completan cada una de las copias. Vistoso en mesa, y con buenos dibujos en las cartas, además de, sobre todo en los eventos, algo de texto de ambientación.

¿Versión Original, Subtitulada, Doblada…?

El único pero para los que no sean angloparlantes. (O ‘angloentendedores’ al menos). Los juegos por ahora tan solo están en idioma inglés, y los eventos tienen texto. Quizá con una chuleta se podría jugar, pero lo haría molesto.

Edad Recomendada.

Juegos ‘para todos los públicos’. A pesar del trasfondo bélico, realmente no tienen mucha más dificultad de reglas que podría tener un Risk por ejemplo. Juegas una carta, y haces lo que pone.

Metraje.

Cada partida se lleva alrededor de hora y media, normalmente no llegando a este umbral de los 90 minutos. Todo depende de lo que discutan los jugadores, pero al ser acciones rápidas, y una cantidad de rondas predefinidas, la duración suele ser similar en todas las partidas .

Comentarios post-visionado.

Si te quieres jugar una partida a un juego “de darse toñas” sin mucha complicación. Este es uno de los primeros que debes mirar. La parte negativa es la limitación en cuanto al número de jugadores, ya que aunque se puede jugar con menos de los indicados (llevando un jugador varias facciones), pierde parte de la gracia.

Cada uno de estos juegos está enfocado a un número de jugadores fijo, y, están hechos de tal manera que con las pocas diferencias entre ellos son capaces de transmitir una idea de cómo fueron estos distintos conflictos.

El azar está presente en tanto en cuanto todo el juego se basa en cartas. Sin embargo, ya que realmente todo el mundo acabará jugando sus mazos completamente (o a falta de una o dos cartas) no deja la sensación de que la diosa fortuna sea la que decante la partida.

Por supuesto, todo el que juegue a estos juegos debe estar predispuesto a jugar en equipo. Aquí o gana tu bando o el rival, no existe el juego en solitario como podría ser en un Risk, en el que gana un solo jugador. Y ese es su punto fuerte: El trabajo en equipo, sin saber realmente qué tienen tus compañeros, hace de esta una serie divertidísima.

Premios de la Academia.

Nominado a Oscar.

B.S.O.

Sabaton – Art of War

 

RESEÑA REALIZADA CON Imágenes extraídas de la BGG.
Anuncios

Un comentario en “Quartermaster General

  1. Pingback: El Dominical. Lo mejor de la semana del 2 al 8 de octubre. – Instituto de Estudios Solarísticos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s